Wellness Leadership Program

wellness leadership program

Estamos a unas pocas semanas del lanzamiento del programa y la presentación del libro “Wellness leadeship program”. A titulo personal debo confesar que me encuentro realmente sorprendido de los resultados al haber sido de las primeras personas que ha vivido el proceso completo. Motivo por el cual estoy muy entusiasmado y complacido de poder compartir cuales son los alcances de este nuevo proyecto que muy pronto lanzaremos al mercado. El termino “wellness” (bienestar) se ha puesto de moda y casi a cualquier cosa se le bautiza con este nombre, desde retiros espirituales, masajes, spas, dietas detox, rutinas de ejercicio, programas de nutrición, alineación de chakras, lectura de aura y un sin fin de cosas, que muchas veces nos lleva a los terrenos de los esotérico, místico, cuántico, mágico, musical. Y sin duda muchas personas dejan de tomarlo con seriedad, o en el mejor de los casos lo ven con cierta reticencia.

Desde mi experiencia como terapeuta, coach, consultor, investigador y académico me he encontrado en el camino ciertos obstáculos que le impiden a muchas personas lograr mejores resultados. Y una vez que te explique el ¿por qué? te hará mucho sentido. Cuando eres ejecutivo, directivo, comerciante, micro, pequeño, mediano o gran empresario, te has acostumbrado a vivir con presión, con un alto nivel de estrés, a malpasarla, viviendo temporadas con angustia, ansiedad, mismas que en algún momento te llevan a ciertos episodios de depresión, que además como no sabemos como se manifiesta, prácticamente desconocemos que la estamos viviendo.

Aunado a lo anterior, es muy posible que estemos sufriendo una gran cantidad de malestares físicos, resultado de la problemática anterior y para empeorar el asunto, también por problemas digestivos o provocados por una mala nutrición. Para quienes tengan oportunidad de leer el libro, encontrarán información y datos estadísticos actualizados que son claros indicadores de que la epidemia es mundial y llegará a sus máximos en alrededor de 5 a 6 años. Se considera que la discapacidad laboral mas recurrente en los próximos años serán el estrés y la depresión.

El ser humano no se ha dado cuenta que a nivel individual y colectivo se ha convertido en el arquitecto y diseñador de su propio contexto. ¿Quién dijo que tenemos que vivir así? ¿Esta será la rutina que viviré el resto de mis días? ¿Si quiero ser exitoso, estos son lo precios que requiero pagar? ¿Este es el único camino y requiero acostumbrarme a que así serán las cosas? ¿me siento atrapado pero no tengo para donde moverme? Constantemente veo a emprendedores, ejecutivos o directivos al borde del colapso. Hace poco publiqué un articulo sobre ¿tu cerebro esta cansado? En el cual explico la obsesión de muchos centros de investigación y la industria farmacéutica por diseñar y fabricar productos que mejoren nuestras capacidades energéticas y cognitivas. Tal parece que entonces requerimos de agentes externos para solucionar nuestra problemática interna. A manera de analogía, no es racional aceptar que en lugar de arreglarnos un caries, sea preferible encontrar el mejor medicamento para quitarnos el dolor, suena ilógico, pues así es como vamos por la vida.

Desde hace aproximadamente un año, decidí que era necesario para mí, bajar de peso. Aunque llevo muchos años haciendo trabajo personal de introspección y reflexión, aprendiendo a saber que hacer con lo que siento y pienso (mis emociones), y haciendo ejercicio prácticamente todos los días. Puedo decirte que me sentía satisfecho con los resultados. Sin embargo, siempre creí, que era posible ir más profundo, lograr mucho mejores resultados. Me encontré que bajar de peso como lo hice decenas de ocasiones anteriores ya no fue tan fácil. Busque ayuda profesional y descubrí que lo que históricamente había sido mi dieta alimenticia estaba totalmente equivocada. Resultado de exámenes de química sanguínea, el médico me indicó que muchos de mis niveles no eran los correctos. La nutrióloga me puso un régimen alimenticio del cual yo no había escuchado y que le daba un giro de 180 grados a lo que estaba acostumbrado. Hoy, un año después de haber iniciado este proceso puedo decirte que es lo mejor que pudo haberme ocurrido. He bajado alrededor de 30 kilos, se acabaron los malestares digestivos. No existe molestia física, trastorno o padecimiento alguno. A mis 54 años me encuentro en el mejor estado físico y mental de toda mi vida. Trabajar de manera simultanea la parte bioquímica con la supervisión de médicos y nutriólogos, la parte física con un entrenador personal y la parte psico/emocional con un coach me ha dado como resultado encontrar un perfecto equilibrio en lo que hemos bautizado el eje psico/emocional/físico/nutricional.

No solo es lograr un estado físico excepcional, una alimentación súper sana, una salud integral increíble. Lo mejor de todo ha sido lograr un manejo emocional extraordinario y un aumento en mis capacidades cognitivas nunca antes experimentado. Este no es un proceso milagroso, es simplemente ser capaces de trabajar de forma integral la parte física (mediante supervisión medica, nutricional y ejercicio) y la parte mental (coaching/terapia). De esta forma no cabe el boicot y la procrastinación.

Nos hemos dado a la tarea de diseñar e implementar un programa que algunos de nuestros clientes han empezado a vivir con resultados inimaginables. Hemos integrado un equipo multidisciplinario de médicos, nutriólogos, preparadores físicos y coaches/terapeutas, todos alineados y trabajando de manera simultanea con este programa único en el mundo.

Te invito a que te des permiso y seas capaz de vivir un proceso que materialmente cambiará tu vida. Te esperamos muy pronto en el “Wellness Leadership Program”.

Visita: www.wellnessleadershipprogram.com

 

¿Tú cerebro esta cansado?

wellness leadership program

Es increíble lo que ocurre en el ámbito de las neurociencias, los descubrimientos y aportaciones de los últimos 20 años, materialmente nos hacen ver nuestro cerebro con otros ojos. Aunque falta mucho por hacer como es la comprensión de actividades básicas pero fundamentales como la forma en que los diferentes elementos del cerebro se organizan trabajando de manera orquestada, simultanea, dinámica, intercambiándose información en una marea bioquímica interminable. Los equipos electrónicos diseñados para resonancias magnéticas, magneto encefalografías, tomografías por emisión de positrones, le dan acceso a los expertos a monitorear en tiempo real la actividad cerebral.  Sin embargo estamos  empezando a caer en la tentación trans humanista, buscando mejorar nuestras capacidades cognitivas utilizando sustancias capaces de incrementar el desempeño o la fatiga.  Las ampakinas para incrementar el proceso nmémico (memoria), el uso de psicoestimulantes como la ritalina para mejorar el rendimiento. En los últimos 10 años aumento el consumo de nootrópicos como el modafinilo en un 500 % ya que se pueden comprar fácilmente por internet. Esta necesidad de aumentar las capacidades cognitivas utilizando medios externos se esta volviendo una obsesión de la industria farmacéutica y de centros de investigación como DARPA, Human brain Project, Brain initiative Project, China brain science Project, Brain/minds, Inspiring brain research, entre otros.

Algunos biofísicos han desarrollado a partir de la nanotecnología productos como los liposomas, las micelas, los dendrómetros, las nanocápsulas, biomateriales para estimular la masa encefálica capaces de atravesar la barrera hematoencefálica engañando nuestros sistemas de defensa para depositar agentes farmacológicos. Estudios de optogenética permiten el control de la actividad neural, siendo capaces de sustituir recuerdos registrados en nuestra memoria por otros.

Lamentablemente hemos dejado de ver que si nuestro cuerpo opera en perfectas condiciones no requerimos de dichos productos para mejorar nuestras capacidades cognitivas. Las aportaciones más recientes de la psicología cognitiva nos muestran que el desarrollo de habilidades y capacidades para relacionarnos con nosotros y con el entorno resultado de la actividad de ciertas regiones del cerebro como el sistema límbico y la neocorteza desempeñan un papel preponderante en el ámbito relacional, conversacional de cual irreductiblemente se desprenden las emociones que de manera inmediata se transforman en sentimientos (sensaciones en el cuerpo) y pensamientos. La fatiga endocrina resultante de la mala alimentación, el sobrepeso y la falta de ejercicio físico generan un desbalance neurobiológico. Este desbalance glandular que impide que las hormonas, enzimas, proteínas, neurotransmisores operen correctamente sumados a la falta de desarrollo de habilidades para el manejo emocional son las causales de la angustia, ansiedad, estrés, depresión, irritabilidad, impaciencia, falta de energía, desatención, improductividad, cansancio crónico y más.

Desafortunadamente desde el ámbito médico se esta buscando como solucionar los síntomas resultantes sin ir a fondo y verificar cuales son las causas de dichos malestares y estados de animo. El uso de ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes va en aumento. La organización mundial de la salud (OMS), ya incluyo en el catalogo internacional de enfermedades el código ICD11 el workplace burnout (estrés laboral), pero, la atención se centra en como contrarrestar dicha condición sin verdaderamente buscar cuales son las causas, el foco no solo son las condiciones del entorno, la problemática sin duda alguna debe orientarse hacia el estado psico/emocional/físico/nutricional de cada individuo. Requerimos ser capaces de entender que si logramos que el estado físico (salud) del cuerpo este en optimas condiciones. Podemos desarrollar las habilidades para un correcto manejo emocional permitiendo modificar el engrama hoy debilitado. Por nuestra parte hemos desarrollado lo que llamamos “Wellness Leadership Program”, cuyo propósito es ayudar a las personas que se rescaten de esta epidemia mundial. Integrando un equipo multidisciplinario de médicos, nutriólogos, preparadores físicos y coaches/terapeutas, hemos diseñado un proceso que trabaja de manera simultanea para mejorar las condiciones bioquímicas del cuerpo mediante la alimentación, el ejercicio y el trabajo emocional. Lo anterior no significa que desaparecerán las fuentes o generadores del estrés, implica que estaremos perfectamente preparados y acondicionados para hacerle frente a cualquier problemática que se nos presente día a día.  Dejemos de buscar afuera lo que de manera natural puede resolverse desde dentro.

Visita: www.wellnessleadershipprogram.com

 

Business Ghosting

Hacerse el fantasma en los negocios.

El termino “ghosting” fue incluido en el año 2015 en el diccionario Collins, ya que ha sido un termino que en los últimos años gano mucha popularidad. Su definición originalmente correspondía a no contestar los correos, mensajes, llamados y hasta desaparecer de los contactos en redes sociales de una persona con la que existía algún tipo de relación, sobretodo en los jóvenes cuyos idilios y relaciones incipientes se daban por finiquitados sin ningún tipo de explicación, siendo mucho más fácil, simplemente desaparecer.

El crecimiento de este comportamiento es ocasionado debido a la gran cantidad de relaciones que se entablan mediante medios virtuales. De acuerdo a los psicólogos, este tipo de conducta se genera por miedo al conflicto, enfrentamiento o tener una conversación cara a cara.  También son indicadores de baja autoestima, mal manejo emocional y falta de compromiso.

Si bien este comportamiento ha existido siempre, pues ocurría aun cuando solo había líneas telefónicas fijas, al disponerse ahora de tantos medios y dispositivos la practica ha ido en aumento.

En los últimos años esta practica también se ha llevado al ámbito profesional. Es decir; aun cuando exista una relación cliente/proveedor sana. Y considero importante la aclaración, ya que la mayoría en algún momento hemos vivido la situación de que alguno de nuestros clientes o proveedores al comportarse de manera ansiosa y en la “urgencia”, nos envían correos, mensajes de texto, llamadas a teléfonos fijos o móviles fuera de los horarios y días hábiles. Para lo cual es necesario siendo asertivos, poner limites y en caso extremo, no contestar llamadas o mensajes.

Sin incurrir en lo anterior, aun así la practica del “business ghosting” ha ido en aumento. Y ocurre cuando alguna de las partes se comprometió a algo y pueden pasar, días, semanas e incluso meses sin que medie una respuesta a llamadas, correos, mensajes de texto. No solo generando incertidumbre, sino también el preguntarnos si será la practica actual en los jóvenes “millenials” o la de algunos integrantes de la generación “X” cuyas edades están muy cerca a los millenials. Aunque eso no excluye a que también la practiquen integrantes de todas las generaciones.

Propuestas de negocios, proyectos en curso que requieren de cierta continuidad y que de un momento a otro simplemente requerimos ponerlos en pausa ya que no hay forma de comunicarnos con nuestro interlocutor. Lo más increíble es que en algunas ocasiones después de unos meses, recibimos una llamada, mensaje o correo en donde sin que exista explicación alguna de la falta de comunicación, se pretenda darle continuidad al tema como si no hubiera ocurrido nada. Y en el mejor de los casos seamos avasallados con una docena de excusas y justificaciones poco creíbles o sin fundamento.

Existe también la posibilidad de que en el caso de ocupar la posición de cliente, se asuma que si no contesto los correos, mensajes y llamadas es “obvio” que de momento no es prioritario, importante y merece dedicarle tiempo o atención. Y la contraparte tiene la obligación de aceptar tal comportamiento, pues al ser el proveedor esa rutina forma parte de su riesgo.

Aun cuando lleve más de treinta años trabajando y en algún momento pudiera considerar que por mi edad es una situación a la que requiero acostumbrarme. Creo firmemente que la ética, el profesionalismo y el compromiso no es cuestión de generaciones o posiciones. No es justificable el “business ghosting” aun cuando se haya decidido, cancelar, suspender, postergar, aplazar o contratar los servicios de alguien más sin que exista una conversación de por medio. Considero como empresario, líder, coach y consultor que no debemos permitir en nuestros equipos que se instale dicha practica y seamos permisivos. En el ámbito de los negociones, la ética, el compromiso, el profesionalismo no son aderezos, son comportamientos que muestran claramente el tipo de carácter, identidad y personalidad.

 

Seniority

Son muchas las acepciones de la palabra al traducirla al castellano. Hasta el momento no me he encontrado con un termino que incluya todo su amplio significado. Pues; espero estés de acuerdo conmigo, no solo se trata de experiencia, jerarquía, edad, señorío, ecuanimidad, liderazgo, veteranía, antigüedad, posición superior, adultez. En su sentido más amplio significa haber capitalizado el aprendizaje después de mil situaciones, eventos y experiencias. Seguramente algunas las perdiste, algunas las ganaste, otras quedaste apenas, algunas fueron fáciles, en otras te desgastaste inútilmente, otras fueron súper complicadas, unas estuviste solo, otras acompañado. En unas perdiste los estribos, en otras todo fluyó, en algunas el caos imperó, otras fueron planeadas, ejecutadas y evaluadas. Conforme pasaron los eventos, las experiencias y los años, fuiste capaz de reflexionar, de desmenuzar, de valorar y entender ¿qué? actitudes, comportamientos, estilos de comunicación, sí o no funcionaron. ¿cuáles? creencias y paradigmas individuales y colectivos ayudaron o se convirtieron en obstáculos. De nada sirven los triunfos o tropiezos sino somos capaces de capitalizar las experiencias y convertirlas en aprendizaje.

En muchas ocasiones los dueños o directivos de las empresas con las que trabajo me piden como si fuera posible en un proceso alquímico o por ósmosis, inseminar, vacunar, hipnotizar, implantar “seniority” en sus colaboradores. Lamentablemente eso no es posible. Haciendo la analogía con alguno de los pasajes del “Sun Tzu” (El arte de la guerra), pudiera hacer el símil de que “seniority” la logra aquel que alguna vez fue un guerrero del menor rango y con el paso de los años, general condecorado, ese que ha sobrevivido mil enfrentamientos, a pesar de las heridas y cicatrices que ello implica a logrado ganar la guerra, aunque haya perdido algunas batallas. Ahora con toda su experiencia, es capaz con mesura y tranquilidad de escuchar, analizar, reflexionar, diseñar estrategias, ejecutar y evaluar estando en paz, aunque el contexto sea adverso.

Y es precisamente en estos momentos y dadas las circunstancias mundiales, en donde surgen movimientos, ideas, en absoluta contraposición como la visión de una globalización en todos los ámbitos vs. los exabruptos de algunos líderes mesiánicos que enarbolando el nacionalismo y patriotismo hablan y convencen a sus seguidores en términos de defender lo local, cerrar las fronteras y elevar los aranceles como medidas proteccionistas. Dadas las condiciones, se ha vuelto necesario  sobre todo en la iniciativa privada, tomar las decisiones correctas para definir las metas y objetivos, definiendo estrategias con la modalidad de cambios de timón, que en otros momentos hubieran sido considerados como dubitativos y muestra de inseguridad.

El “seniority” se pone a prueba todos los días, ante proyectos cancelados o postergados. Ante la falta de compromiso de propios y ajenos. En la búsqueda permanente de nuevos mercados, productos y servicios. Enfrentando la adversidad con serenidad y moviéndose a la velocidad que las circunstancias cambiantes nos requieren. Para quienes formamos parte del colectivo cincuentenario y más, nos es novedad vivir en un espacio permanente denominado “crisis” con mayores o menores embistes, urgencias y tropiezos. Sin embargo no hay que perder de vista que habitar en este espacio a veces nos hace creer que así es y así será, por lo que el bálsamo que nos apacigua es dejar de sobrevivir para vivir con el “Carpe Diem” en mente, paso a paso, día a día.

Es por lo anterior, que se requiere avanzar con determinación en la senda del “seniority” de cada individuo que forme parte de nuestro equipo. Capitalizando mi experiencia laboral de un poco más de 36 años, habiendo recorrido las diferentes posiciones en el organigrama, desde empleado, comerciante, directivo, empresario, ahora también, investigador y académico. Qué me permito compartirte los dos dominios que considero fundamentales para iniciar por este camino e ir capitalizando las experiencias. El primero sin duda es la “resiliencia”,  ser capaz de sobreponerse ante las eventualidades lo más rápido posible, capitalizar el aprendizaje y continuar con toda la voluntad y el propósito claros. Y el segundo la “asertividad”, no ser pasivos o agresivos, ser capaces de ponernos límites y también a los demás, sin dejar de ser empáticos, amables, corteses, siendo puntuales y claros.

Estos dos dominios que cualquiera pudiera considerar que son evidentes en el ámbito gerencial y directivo, son los que marcaran no solo quien es un líder en potencia, también serán el rasero de quienes por su edad e inexperiencia preferirán renunciar o justificar sus descalabros debido a sus arranques emocionales y bajos niveles de tolerancia a la frustración. En estos momentos y dadas las condiciones económicas que imperan, adicionando los altos niveles de incertidumbre, sazonados por la inseguridad y las decisiones de los gobernantes ignorantes, inexpertos y sintiéndose poseedores de la verdad. Que nos ponemos a prueba de manera cotidiana, quizá hoy más que nunca, los obstáculos se han multiplicado, la falta de claridad, los recortes presupuestales, las exigencias de bajar los costos y aumentar a toda costa las utilidades, son asuntos menores cuando vemos economías completas paralizadas, fuga de capitales, poca inversión, competencia desleal, asignaciones directas, nepotismo y corrupción en su máximo esplendor.

Hoy es cuando el “seniority”, la “resiliencia” y la “asertividad” juegan un papel protagónico y fundamental, para reinventarnos, re direccionar esfuerzos, dejar de habitar en un mundo de opciones y descubrir múltiples posibilidades. Te invito a que tengas muy presente los que considero los dos slogans del siglo XXI, sin que ello signifique que son mis patrocinadores: Keep walking (sigue caminando), no pares, no desfallezcas, no te paralices. Y Just do it (solo hazlo), sin dudas, miedos, excusas o pretextos. Bienvenido al mundo donde el “seniority” marcará el éxito o el fracaso de la generación “X”, los “millenials” y en futuro muy próximo de los “zentenialls”.

Módulo I Diplomado en linea “SER Líder”

Después de un par de meses alejado de mi blog, les comparto con gran satisfacción que ya esta operando el primer módulo del diplomado en línea “SER Líder”. Han sido varias las jornadas de grabación, muchas las horas de edición y postproducción. Considero que el esfuerzo ha valido la pena, la retroalimentación recibida hasta el momento es muy positiva.

El primer módulo del diplomado incluye las 30 habilidades individuales del líder. Se describen una a una desde una aproximación totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados de los especialistas y gurúes del management y liderazgo. Se realiza un recorrido por cada habilidad que considero forma parte de la identidad, carácter y personalidad del individuo, motivo por el cual sostengo que todas ellas forman parte del “SER”, más que del “hacer” de las personas. Se es líder en la vida, no solo en el contexto organizacional.

Identificar y conocer cada una de las habilidades le permitirá a cualquier individuo con el propósito y la voluntad de desarrollarlas poderlas incorporar a su quehacer cotidiano en todos sus contextos. Este primer módulo analiza las habilidades individuales del líder, el segundo módulo incluye las 20 habilidades colectivas o las que hemos llamado las del “líder de líderes”. En donde se analizan detalladamente las habilidades que requiere identificar y desarrollar un líder que tiene a su cargo a un grupo de líderes para que también desarrollen las individuales y puedan convertirse en equipos de alto desempeño.

Este diplomado en línea tiene como finalidad darle acceso al contenido a todas aquellas personas que no cuentan con los recursos para cursar programas de alta dirección y cuyos costos son muy elevados. Así como para todas aquellas organizaciones que por razones presupuestales no pueden incluir a todos sus colaboradores en el programa presencial, que será impartido en diversas escuelas de alta dirección.

Durante los próximos meses me daré a la tarea de grabar, editar y postproducir los contenidos de los módulos 2, 3 y 4 (habilidades del líder de líderes, gerenciales y directivas). Considero que este diplomado será una extraordinaria oportunidad para los ejecutivos, directivos, emprendedores y “aprendices permanentes” para desaprender y reaprender, distinciones, herramientas y habilidades para volvernos líderes competentes.

Te dejo la liga para el primer módulo. Espero que lo disfrutes.

https://www.udemy.com/ser-lider-modulo-1/?instructorPreviewMode=guest

Diplomado de Neuroliderazgo

Aunque el concepto se acuño hace más de diez años por el Dr. David Rock y en algunas de las universidades de prestigio en el mundo existen áreas completas dedicadas a la investigación sobre el concepto. En México hasta hace solo tres años se empezó a hablar del tema. Es por ello qué nos dimos a la tarea de diseñar un programa que incluyera la información más relevante y, qué orientará de manera fácil y practica a los gerentes y directivos para saber que ocurre en su mente y cuerpo, cada vez que se enfrentan a situaciones en donde las emociones y la presión del diario acontecer, juegan un papel importante en la toma de decisiones.

—“No tomes decisiones permanentes a partir de sentimientos y pensamientos temporales.”—

La frase anterior es el slogan del programa y, efectivamente es una invitación constante para que dentro del cumulo de miles de decisiones inconscientes que tomamos día a día, podamos ser capaces de elevar nuestro nivel de consciencia, para poder hacernos cargo, y saber que hacer ante cualquier situación que se nos pueda presentar, haciéndolo de manera proactiva, creativa y no reactiva o instintiva. Este es un programa que podemos considerarlo de alta dirección, aunque hemos decidido también incluir a los mandos medios, para que empiecen a prepararse para cuando ocupen cargos directivos. No es un programa clásico de habilidades gerenciales o directivas, en un programa en donde los participantes aprenden cuales son las últimas aportaciones del campo de las neurociencias aplicadas al liderazgo y al management. El cuerpo siempre avisa, ante cualquier estimulo interno o externo y poco o nada de atención le ponemos. En este programa incluimos información relevante en cuanto al manejo emocional, los descubrimientos de los neuro científicos nos permiten desarticular viejos paradigmas y creencias en relación a los procesos de aprendizaje, adaptación al cambio, negociación y resolución de conflictos, neuro plasticidad, establecimiento de prioridades, toma decisional, entre muchos otros conceptos. Desafortunadamente en ninguna formación de pregrado, grado y posgrado nos enseñan a ser jefes, gerentes o directores, así como tampoco nos enseñan a ser líderes. Utilizando herramientas y distinciones que ocupan los coaches ejecutivos en sus procesos, los participantes se auto descubrirán en sus comportamientos, actitudes, manejo emocional, identidad y personalidad.

Todo gerente o director requiere entender que todas las interacciones en las organizaciones ocurren en las relaciones, que estas últimas se construyen en los espacios conversacionales, en donde todo el tiempo se manifiestan o reprimen las emociones que dan pie a los pensamientos y sentimientos. Gobernados por los pensamientos y sentimientos estando a su merced, tomamos infinidad de decisiones incorrectas y que con el paso del tiempo asumimos que las tomamos porqué era lo qué consideramos pertinente en ese momento. En el programa ayudamos a los gerentes y directivos a desarticular dichas dinámicas y justificaciones e incorporando todo un paquete de herramientas y distinciones sean capaces de tomar las decisiones correctas en tiempo y forma.

A partir del junio del 2018 la UVM suma a su oferta de educación continua el Diplomado de Neuroliderazgo. Una formación de 96 horas. Durante seis meses los alumnos aprenden las mejores herramientas y distinciones de las neurociencias aplicadas al mundo gerencial y directivo. En este momento podemos considerar esta formación como la más completa y profesional que se imparte en el mercado Mexicano. Te invitamos a que te sumes a esta formación única en el país.

Ser persona, “ser líder” para luego “hacer” la función de jefe.

Capitalizar el aprendizaje de 35 años de trabajo me ha dado como resultado un cumulo de experiencia que atesoro enormemente. Después de muchos años como empleado, estudiante, joven ejecutivo, directivo, comerciante, profesional independiente, micro, pequeño y hasta mediano empresario. Decidido a mantenerme en la línea del “aprendiz permanente” y así evitar que el ego se apodere de mi desarrollo. Para mi fortuna, debo confesar también para saciar mi enorme curiosidad, continúo con mi proceso de formación e investigación con el sano propósito de entender y también poder compartir. Hoy tengo claro que al haber desarrollado en mi juventud una actitud disruptiva muchas veces destructiva, con enorme rebeldía, para después de muchas dosis de “ubicatex” que la vida se ha encargado de administrarme, me encuentre como persona adulta y madura en un espacio mucho menos confrontativo y orientado a la disrupción creativa.

Han sido muchas las ocasiones en las que he sido testigo presencial y en otras, estar involucrado en dinámicas organizacionales incoherentes, obsoletas y poco efectivas. Entiendo que no es porqué no exista la voluntad y el propósito de los ejecutivos y directivos para desempeñarse de forma competente. Lamentablemente he llegado a la conclusión de que ni en las organizaciones o en las formaciones académicas hemos asumido la responsabilidad de preparar y capacitar a las personas para que desarrollen habilidades no técnicas y sí para la vida (las sociales) que les permitan incorporar los recursos necesarios para ser lideres en lo individual y lo colectivo. También aprender como ser jefes, gerentes y directivos con una actitud humana, donde prevalezca la comunicación, negociación, resiliencia, asertividad, autogestión y el trabajo colaborativo.

Hoy en día y a pesar de los grandes esfuerzos de miles de coaches y consultores seguimos viendo en los grandes corporativos, organizaciones e instituciones la enorme obsesión por lograr el éxito y los resultados no importando los precios a pagar en lo individual y lo colectivo. Esto conlleva a que el clima organizacional este profundamente deteriorado y en el mejor de los casos en el limite inferior sostenible. Me encuentro todos los días con directivos prácticamente frustrados, materialmente lidiando con colaboradores cuyas formaciónes técnicas son de expertos y que no saben como actuar y comportarse como lideres de equipos. Siendo muy cuidadoso de mis declaraciones no estoy a favor de una actitud “naïve”, ideologías “new age” o tendencias socialistas en las organizaciones. Estoy a favor de que las personas disfruten lo que hacen, le encuentren sentido a su existencia, se desempeñen con un alto grado de competencia y que compartan lo que saben con sus colaboradores.

Entender que el equilibrio entre resultados, procesos y procedimientos (comportamientos) no es utópico. Debería ser el foco de atención de todo aquel que tiene personas a su cargo, más que estar preocupados y agobiados por lograr a costa de lo que sea, crecimientos de dos dígitos por mandato. Te puedo asegurar que así como llegaste a este mundo, te vas a ir, así que espero que atesores algo más que el dinero, el medio necesario para vivir como te plazca sin que se convierta en el único fin de tu existencia.

No es mi pretensión sonar arrogante o soberbio, sin embargo, me parece muy triste que parte del trabajo de los coaches sea entre otras cosas llevar a los directivos o ejecutivos a re encontrarse y “ser personas”. Permíteme darte una explicación, es algo que percibo e interpreto en todos los espacios, ya sea en las calles, transporte, cafeterías o restaurantes, pasillos, elevadores, en clubes, centros sociales, colegios, universidades u organizaciones. Miles de personas deambulando, absolutamente desconectadas de su entorno, habitando su mundo interior, en sus propias cabezas, en su permanente dialogo interno. Sin darse cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor, creyendo que así es como tienen o deben vivir. Sobreviviendo y convencidos que el precio a pagar por vivir en las grandes urbes es perderse, mimetizarse, formar parte de la masa. Tal parece que es obligatorio comportarse con un “bajo perfil”, es decir; no distinguirse o diferenciarse porqué es juzgado como protagonismo o exhibicionismo. Todo aquel qué pretende imprimir su marca personal, su estilo, parece ser que solo tiene cabida en el medio artístico, en los medios de comunicación ó en la política tan vituperada y dispendiada. ¿En donde nos perdimos? ¿qué nos ocurrió en el camino? ¿acaso esa es la única posibilidad? Resulta increíble ver como pocos, los menos, conectados y dándose cuenta de lo que ocurre, cediendo el paso, sonriéndole a los desconocidos, dando los buenos días o buenas tardes, abriendo conversaciones con quien este en el espacio contiguo, siendo amables, corteses son juzgados y calificados de pretensiosos, convenencieros, hipócritas, con intenciones oscuras o deshonestos. Lo que se asume entonces como correcto es: Relaciones superficiales, conversaciones superficiales, cada quien a lo suyo, no me hables, no me mires, no me estorbes.

Por un lado puedo decir que gracias a todo lo anterior tengo mucho trabajo, sin embargo sin que suene a un sueño inalcanzable, procuro cada día como parte de la responsabilidad que asumo al formar parte de este colectivo, buscar la manera de tocar mas vidas, sembrar más semillas, sacudir y llevar a la reflexión a la mayor cantidad de personas que me sea posible. Aprendamos, en cualquier momento de nuestra existencia a “ser”:

1.- Personas

2.- Lideres (en la vida y en el trabajo)

Para luego poder “hacer” la función de:

3.- Jefes

4.- Gerentes

5.- Directores

Te invito a que me acompañes a descubrir el mundo de “Ser Líder”. (Próximamente, editorial Granica)

Líder Consciente

Muy satisfecho con el avance de mi próximo libro “El líder consciente”, te comparto algunas líneas de su contenido. Espero que las disfrutes. Empecemos por hacer algunas distinciones importantes. ¿cuál es el liderazgo formal e informal? ¿cuál es el liderazgo individual y el colectivo? Te pido lo reflexiones unos instantes. ¿tienes claras cuales son las diferencias?

Se define como liderazgo formal aquel que “ostentan” los altos mandos de las organizaciones, directivos y gerentes. Grave error que asume que todo directivo o mando medio conoce y tiene desarrolladas las habilidades para ser líder. Se define como liderazgo informal aquel que ejerce influencia sobre los miembros de un grupo, aun cuando no ocupe cargos relevantes, no reciba compensaciones, beneficios o tengan capacidad de decisión formal dentro de la organización. Son personas sin los cargos oficiales, pero cuya autoridad moral, motiva, impulsa, asesora, orienta y convence dada su experiencia y amplios conocimientos.

El liderazgo individual corresponde al auto liderazgo, que definido de manera muy puntual implica la autogestión. Una persona que tiene ampliamente desarrollada la competencia de ser líder se auto gestiona. Hoy en día vemos a cientos de entrepreneurs (emprendedores) que como “lobos solitarios” en primera instancia, conciben, crean, aterrizan y desarrollan negocios. Ninguno de ellos lo logrará si no tiene desarrolladas la mayor parte de las habilidades de liderazgo. (Competencia para ser líder).

El liderazgo colectivo corresponde a todo un paquete de habilidades distintas a las individuales que permitirán liderar a un grupo de personas (lideres individuales) para que juntos logren un nivel de comunicación e interdependencia y así, construir en conjunto una visión, diseño de objetivos, procesos, ejecución y evaluación para la gestión de proyectos.

El liderazgo consciente es en conjunto, el paquete completo de habilidades que se requiere desarrollar de forma individual para la evolución del “SER” y luego colectiva para el desarrollo del equipo.

Desde mi experiencia como capacitador e instructor en diversos programas y diplomados de habilidades gerenciales y/o directivas en distintas instituciones académicas y siendo consultor y coach de más de 800 directivos y gerentes de manera individual y junto con mi equipo de 4,000 top managers. En México, latino américa, EUA y Europa, sumando 50 organizaciones, te puedo compartir muchas de las conclusiones a las que he llegado con estas actividades.

Hace algún tiempo publique diversos artículos en redes profesionales relacionados con el coaching y el liderazgo. Siendo respetuoso de las posiciones diversas en el ámbito de coaching ejecutivo. Me he encontrado con coaches y consultores que insisten en que las empresas nos contratan solo para que los directivos o ejecutivos logren sus metas, objetivos y resultados. Desde luego mi posición es distinta ya que al ser creador de una metodología de coaching de nombre “Coaching Transformacional” trabajo simultáneamente life y executive coaching en todos mis procesos. ¿qué significa lo anterior? Pues, que siempre les pregunto a mis clientes si les gusta lo que hacen, si su quehacer llena su “ser”, si serian capaces de realizar esa actividad si tuvieran totalmente resuelta su economía.

Desde luego me encuentro 2 posiciones claras, los que si disfrutan lo que hacen y los que no. En términos porcentuales te puedo decir que casi el setenta porciento de los directivos y ejecutivos les gusta lo que hacen. Del otro 30 porciento no hablaré a profundidad en este libro pues es materia de coaching y si te surge la duda, siempre hayamos la manera de que cambien sus creencias o se promuevan a espacios donde si disfruten su quehacer.

¿Porqué es importante el que disfrutes lo que haces? Sencillamente porqué no es una obligación. Te gustan los retos, proyectos en los que participas. Es evidente que se presentan obstáculos, problemas, contratiempos, incertidumbres pero estas lo suficientemente intencionado, (tienes claro el propósito y tienes la voluntad), es decir; estas lo suficientemente preparado para hacerlo y, cuando no es así, lo estarás culminando tus procesos de coaching y consultoría. Es verdaderamente terrible encontrarnos con directivos que no les gusta los que hacen, ya que proyectan sus frustraciones no solo hacia ellos mismos, también hacia todos los que los rodean en sus contextos profesionales y personales. ¿Cuáles son los precios que ellos y quienes les rodean pagan por ese nivel de frustración?

Antes de continuar considero oportuno hacer la siguiente precisión. Constantemente escuchamos en los procesos de desarrollo organizacional que se habla de habilidades y competencias, como si fuesen lo mismo. Una competencia es la capacidad demostrada y efectiva para realizar una actividad plenamente identificada. Las habilidades son las destrezas para hacer las cosas correctamente y con facilidad.

La competencia se constituye y se manifiesta como tal cuando se integran de manera exitosa un conjunto de capacidades, destrezas, actitudes y habilidades vinculadas con el desempeño de dicha competencia. Por eso me refiero a la competencia, se es o no competente (singular), y se es cuando se tienen desarrolladas las habilidades (plural) que se manifiestan durante el desempeño. Otra observación pertinente esta relacionada con la declaración del juicio de competencia. Me parece absurdo no emitir el juicio de incompetencia, cuando se le dice a alguien que es “incompetente”, tal pareciera que ese termino es sinónimo de adjetivos calificativos denostativos (idiota, imbécil, tonto, subnormal, retrasado). Y simplemente significa que aun no se tiene la competencia.

Un desempeño incorrecto es un claro indicador de que aun no se han desarrollado las destrezas, actitudes, capacidades y habilidades, lo cual se denomina incompetencia.

Ser un líder competente está íntimamente relacionado con la identidad, personalidad, proceder, comportamientos, actitudes y congruencia de cada individuo. No tiene que ver con técnicas, manuales, reglas y procesos. Son un conjunto de habilidades que requerimos desarrollar para la vida, en los ámbitos personal y profesional. Así que si me lo permites, empezaré por enunciarlas y describirlas con lujo de detalle. Bienvenido al mundo del “líder consciente”.

 

El sobre calentamiento del liderazgo

En los últimos años haciendo labor de investigación, buscando bibliografía e información fidedigna relacionada con otro tema bastante manoseado, “Liderazgo”. Me he encontrado con aportaciones y posiciones diversas. Motivo por el cual recurro frecuentemente a preguntarle a mis clientes de consultoría y que ocupan posiciones directivas en las organizaciones, sus experiencias no solo en los ámbitos profesional, académico y personal.

Sumado a lo anterior, he ido encontrando piezas que han ido encajando en este rompecabezas, leyendo a autores Norteamericanos, Británicos, Franceses, Españoles y Argentinos. Analizando los artículos de revistas especializadas, los contenidos de programas de alta dirección, de educación continua, etcétera, etcétera.

Te comparto algunos de los conceptos que considero, y me han resultado bastante esclarecedores. Quizá no deberíamos de hablar de “competencias de liderazgo”, deberíamos de hablar de “competencias para los lideres”. El liderazgo no es un fenómeno relacional; por el contrario, son una serie de competencias individuales que además se ponen en practica en el ámbito relacional.

Podemos hablar de lideres formales e informales, podemos hablar de que para ser líder no se requiere ocupar un cargo, también es necesario hablar de liderazgo individual y liderazgo colectivo. Pero empecemos echando por tierra el mito del Presidente de consejo, CEO, Director General, Director o Gerente que requiere ser el líder perfecto.

Si bien, en artículos anteriores compartí que las competencias de liderazgo en primer lugar son individuales y están relacionadas íntimamente con el “ser” del individuo, entendiendo esto último como el carácter, personalidad, comportamiento, actitud y manejo. Es necesario que cualquier persona que decida, elija o escoja de motu proprio, ser líder. Sin duda alguna pueda aprender, aplicar e incorporar las competencias y, una vez que tenga claras cuales son, formen parte de su acervo y practica cotidiana.

Habiendo desarrollado estas competencias de liderazgo individual, tendremos las destrezas requeridas para salir adelante con nuestros metas, proyectos y objetivos; con sus respectivos tropiezos, escollos, cambios de dirección, problemáticas e incertidumbres. Ahora bien, ¿el haber desarrollado estas competencias de liderazgo individual me capacitan para ser líder en el ámbito colectivo? Y la respuesta clara es NO.

En primera instancia requerimos en el ámbito colectivo organizacional, que nuestros pares o colaboradores también hayan desarrollado las competencias de liderazgo individuales. Sin haber cumplido este requisito, difícilmente lograremos que estos tengan la iniciativa, el deseo, las ganas, intención, coraje, voluntad y energía de alcanzar las metas, lograr los objetivos y terminar los proyectos.

Cuando hablo de liderazgo colectivo, desde luego habiendo cumplido el requisito anterior. Entonces podemos hablar del proceso de compromiso y participación de todos los involucrados: “Donde hay participación se requiere compromiso. Donde hay compromiso se requiere participación, esta es una condición sine qua non”. Estos están dirigidos hacia una transformación de la organización, en donde se comparte una misma visión, se definen los valores y se reconocen las aportaciones y esfuerzos individuales y grupales.

Requerimos entender que en la integración de grupos de trabajo conformados por lideres individuales, para poder entrar en la senda del liderazgo colectivo, es necesario aceptar la diversidad. Las empresas suelen integrar nuevos colaboradores o promocionar a los existentes que más se parecen al resto de la plantilla. Acotando; “bienvenida la diversidad”, acompañada de un buen set de competencias de liderazgo individuales.

Se espera en todo momento que él o los lideres dentro de las organizaciones sean capaces de enfrentar la adversidad y complejidad que el colectivo ha creado. Por supuesto que estos desafíos superan a los lideres individuales y es porqué han sido problemáticas generadas también desde lo colectivo, y por ende también requieren resolverse desde lo colectivo, desde el liderazgo colectivo.

Estamos obsesionados en llevar a los grupos a convertirse en equipos, y aun más allá, en equipos de alto desempeño, lo cual no es necesario. Un grupo puede en muchos casos y dependiendo de la orientación de sus actividades, sin ningún problema, realizar el trabajo de forma independiente logrando el éxito colectivo. Pero los equipos están fundamentados en una interdependencia donde los miembros no pueden lograr el éxito sin la participación y el compromiso de todos sus integrantes.

No necesitamos un equipo de vendedores, tendremos un grupo de vendedores con una serie de reglas, limites, objetivos y metas. Si necesitamos un equipo de directivos que entendiendo la interdependencia de sus actividades logren los objetivos y metas. Es aquí donde surge el liderazgo colectivo y desde luego esto implica también aprender, aplicar e incorporar las competencias del liderazgo colectivo. Este es otro paquete de competencias o herramientas que no nos son enseñadas en las instituciones académicas o en las organizaciones.

Liderazgo Consciente

En los últimos 10 años he tenido la magnifica oportunidad de trabajar con 50 organizaciones en diversos países, acompañándolos en procesos de coaching transformacional M.R. (life/executive). Junto con mi equipo hemos realizado más de 48,000 sesiones, es decir 4,000 procesos con dueños, socios, CEO´s, presidentes, directores generales, directores de área, el top management de las organizaciones y también los mandos medios. Resultado de estos procesos siempre entregamos una carpeta de evaluación que contiene el benchmarking individual y el (ROI). Esta información también incluye las áreas de oportunidad y las recomendaciones para los siguientes pasos individuales y colectivos. Como es de esperarse en la mayoría de las ocasiones ha sido necesario complementar el trabajo realizando consultoría y capacitación especializada. Resultado de estas experiencias diseñamos hace un par de años un proceso de intervención en las organizaciones que denominamos “Liderazgo Consciente”.

¿En que consiste dicho proceso? Pues bien, se trata de realizar un análisis profundo acompañado de diagnósticos para clarificar las estrategias, la cultura organizacional, las políticas internas, identificar comportamientos, acciones y actitudes. Identificar si existe un estilo de liderazgo definido y si es reaplicado por el top management. Todo lo anterior al servicio de la ejecución de la estrategia global.

Posterior a los diagnósticos, se definen cuales son los comportamientos diarios observables que con mayor eficacia respaldaran la ejecución de la estrategia y reforzaran la cultura. El propósito de una intervención de esta naturaleza es alinear a todas las áreas y lograr una transformación organizacional.

Una intervención de desarrollo de liderazgo consciente tiene que ser tratado de manera sistémica, la implantación siempre presenta resistencia en aquellas áreas de la estructura que se oponen a los cambios, los cotos de poder, la zona de confort, la interacción y la colaboración. Por lo que un nuevo enfoque del sistema requiere ajustes en donde no todos los involucrados estarán dispuestos o los llevaran a cabo.

Verificar los comportamientos observables nos permitirá identificar el nivel de compromiso y participación. Se aclaran y comunican las estrategias, se identifica la cultura actual vs. la deseada. La cultura es capaz de devorar las estrategias por muy buenas que estas sean. Por lo que las estrategias deben tomar en cuenta y estar insertas dentro de la cultura. Si resultado del diagnostico los comportamientos necesarios para ejecutar las estrategias son contrarios, siempre habrá personas que encontraran la manera de no llevarlas a cabo.

Identificar los cambios requeridos en la cultura y políticas internas. Las interacciones en las organizaciones solo se dan desde las relaciones y el único espacio desde el cual se construyen es en el conversacional. Relaciones superficiales corresponden a conversaciones superficiales, relaciones profundas corresponden a conversaciones profundas. Verificar el nivel de conversaciones—relaciones en los equipos de trabajo implica tener desarrolladas habilidades y competencias de liderazgo consciente. Identificar la cultura es fácil cuando podemos determinar el nivel de relaciones—conversaciones y detectar todas las “interpretaciones subyacentes”.

Para conocer la cultura organizacional tenemos que identificar esta interpretaciones que se convierten en valores, hábitos, costumbres, ritos, leyendas, etc. Es por ello que cuando se realizan las entrevistas de diagnostico parte del cuestionario y encuesta esta relacionado sobre como ve la gente la organización, cómo es el liderazgo, en que se invierte el dinero, que tipo de comportamientos se recompensa, se valora, o no conseguir los objetivos o el no trabajar en equipo que consecuencias acarrean.

No perdamos de vista que las personas tienen un vinculo emocional con la antigua cultura y gracias a ella han logrado sobrevivir. Por lo que para ser eficaz en un cambio de cultura los directivos requieren tener la imagen completa del proceso y asignar responsables en su propios equipos para verificar que se implementan y que ocurren aunque muestren algo de resistencia. El primer paso siempre será que los directivos empiecen a practicar un comportamiento que refleje la nueva cultura, controlando necesariamente los mensajes que transmiten a su personal para que sean coherentes con los nuevos valores, visión, objetivos y estrategia.

Independientemente de los procesos de coaching y consultoría, la formación vía capacitación se convierte en un canal de comunicación, porque nos permite explicarle a los participantes lo que se esta haciendo, se les comparte las habilidades y competencias especificas de liderazgo que están alineadas al tipo de liderazgo que ha escogido la organización. Así podemos ver a corto plazo los comportamientos que les ayudaran a ejecutar la transformación deseada.

Un proceso de liderazgo consciente en una organización pone de manifiesto cuatro palabras claves:

                                                 darse cuenta y hacerse cargo.

Un programa de desarrollo de liderazgo consciente es estratégico para una empresa y como tal debería ser considerado. Las habilidades de los directivos en el ejercicio del liderazgo impactara directamente en el proceso de ejecución de la estrategia diseñada por el comité de dirección, para llevar a cabo los cambios que garantizaran la supervivencia de la organización. Es difícil pensar en una cuestión mas estratégica que esta. Por eso el involucramiento del comité de dirección al principio, durante y al final de proyecto, tiene que ser muy dinámica y su relación con los consultores, coaches y capacitadores ha de ser muy estrecha y de plena confianza.

Si requieres de mayor información al respecto visita: www.institutovitral.com