Coaching Transformacional M.R.

Ya pasaron más de doce años desde que empezamos a utilizar esta metodología de coaching en las organizaciones. Contabilizando estamos muy cerca de llegar a los cinco mil gerentes y directores que han vivido el proceso. Esta, que en un principio no era considerada por los coaches certificados en otras técnicas, como una propuesta metodológica seria y formal, dista mucho de estar en una fase experimental. Son cientos las personas que compartiendo sus testimonios no indican que vivir la experiencia fue un verdadero parte aguas en su vida. Lo que en un principio parecía un modelo difícil de integrar se ha convertido en un poderoso paquete de herramientas puestas al servicio de los clientes.

A diferencia de otros modelos lo que hicimos desde un principio fue integrar el proceso trabajando simultáneamente los ámbitos personal y profesional, pues teníamos la certeza de que la problemática personal invade el contexto profesional y viceversa. Y resolviendo la problemática en uno, facilitaríamos las soluciones en el otro. Poco a poco fuimos integrando distinciones y conceptos desde la ontología del lenguaje, la programación neurolingüística, los ordenes sistémicos, la emocionalidad, corporalidad, mindfullness, introspección, reflexión, lenguaje verbal y no verbal. Se fueron constituyendo las herramientas que actualmente suman más de noventa y que tienen componentes de todas las técnicas, dándole forma a un modelo coherente, integral y auto actualizable.

Al compartir este modelo con otros coaches, surgió un gran interés en formarse en esta metodología por lo que nos dimos a la tarea de diseñar una formación que cumpliera con todos los estándares nacionales e internacionales. Se requirió alrededor de tres años para lograrlo. Se publicaron dos libros que contienen las herramientas, se constituyo un órgano colegiado (el Comité Mexicano de Coaching) y se diseño el estándar de competencias laborales del Conocer ECO234 “Facilitación de sesiones de coaching transformacional”. Posteriormente conseguimos el aval de la ICF (International Coach Federation) logrando la acreditación y el registro ACTP (Accredited coach training program) para que pudiéramos ofrecer una doble Certificación. Se registro la marca ante el IMPI (Instituto Mexicano de propiedad industrial) y ante las SEP en derechos de autor.

Hasta el momento han pasado por esta formación alrededor de ciento ochenta alumnos. Desde luego no todos se han certificado ya que los estándares de la certificación son muy altos, pues estamos comprometidos a que se integren al mercado laboral coaches con las más altas competencias y habilidades.

A partir del junio del 2018 la UVM suma a su oferta de educación continua la Certificación Internacional de Coaching Transformacional. Una formación de 240 horas, de la cuales 180 horas son teóricas, 40 de trabajo en equipo y 20 horas de coaching/mentoring. Durante once meses los alumnos aprenden las mejores herramientas y distinciones de todas las técnicas de coaching y para poder certificarse habrán realizado cien sesiones de coaching y logrado una grabación de una sesión que cumpla con las competencias de la ICF. En este momento podemos considerar esta formación como la más completa y profesional que se imparte en el mercado Mexicano. Te invitamos a que te sumes al mundo del coaching cursando esta formación única en el país.

Coaching

Este termino tan manoseado y vituperado, a veces es la llave de entrada en las organizaciones y en otras ocasiones el termino esta proscrito. ¿Qué ha ocurrido históricamente? Pues bien, esta actividad profesional requiere sin lugar a duda, que quien oferta este tipo de servicios en lo individual o como empresa, cuente con una formación solida.

¿Cuántas horas de formación implica lo anterior? Como dirían mis colegas coaches ontológicos, empezare con una afirmación (datos que se puedan verificar). Una formación solida equivale a por lo menos contar con 500 horas de estudio teórico. Y si lo anterior, lo llevamos a numero de programas, diplomados, talleres y/o certificaciones, pues sería, en el caso de las formales (que cuentan con avales internacionales), haber cursado y aprobado por lo menos de 3 a 5.

Hoy escuchamos a personas que ofrecen servicios de coaching empresarial, de salud, de pareja, tanatológico, de equipo, de vida, ejecutivo, inductivo, coactivo, ontológico, metacoaching, sistémico, organizacional, PNL, neurosemantica, transpersonal, gestáltico, transformacional, etcétera. Y ¿cuantos de los anteriores cuentan con avales nacionales o internacionales? Pues, no todos.

Desafortunadamente es tal la proliferación de pseudo escuelas y formaciones “patito”, que el mercado esta lleno de “pseudo” coaches, que no cuentan con la suficiente formación y experiencia. Esto, lo que ha ocasionado, es que quienes han tenido malas experiencias consideren que es un snobismo del desarrollo humano, una moda pasajera y una disfraz para “consultores” (expertos en un tema desempleados) que ahora se dicen “coaches”.

Así como nos encontramos con abogados, arquitectos, diseñadores, médicos, ingenieros con formaciones técnicas muy deficientes y nos preguntamos ¿como es que ostentan títulos profesionales? Lo mismo ocurre en el ámbito del coaching. No es posible que tomen un curso de 30 o 40 horas y que piensen que ya están listos para realizar esta actividad profesional.

Es por lo anterior, que han surgido una serie de organismos internacionales como la ICF, WABC, FLAPCO, ICC, FICOP entre otras. Cuyo propósito, muy loable, es certificar que quienes cuentan con sus credenciales, tienen las habilidades y competencias para realizar esta actividad. Celebro la existencia de estos organismos, en muchas ocasiones creadores de nada y jueces de todo. Pero, por lo menos formalizan al gremio.

Si estas interesado en contratar a un coach o una empresa que ofrece estos servicios, te sugiero que verifiques el numero de certificaciones, formaciones y acreditaciones nacionales e internacionales con las que cuentan. Por supuesto también es importante saber cuantas horas de experiencia tiene cada coach. En el caso de la ICF su credencial ACC indica 100 horas de experiencia, PCC indica 500 horas y MCC 2,500 horas.

Ahora también, nos encontramos con decenas de personas que se ostentan como “master” coaches. Si a mi me preguntaras ¿eso equivale a cuantas horas? Con todo respeto me parece que 2,500 son pocas. Se dice en el argot académico o educativo que se adquiere la maestría en un actividad cuando se cuenta por lo menos con 9,000 o 10,000 horas de practica/experiencia. Si te topas con alguno de estos “supuestos master coaches”. Pregúntale, ¿cuantas horas tiene de experiencia? Ó ¿si es creador de alguna metodología registrada y probada en el mercado?

El coaching requiere desarticular ciertos paradigmas que lo empiezan a invadir.

En el ámbito del coaching, hacen falta muchas definiciones. A veces nos topamos  con miembros radicales del mundo del coaching instalados en “tener la razón” y convencidos de ser poseedores de la “verdad”. Desde hace algunos años me vengo encontrando a un grupo de personas que practican el coaching y que en su afán de ser puristas desconocen la historia y por ende dejan de tomar en cuenta cuales fueron los fundamentos de los cuales partió la practica del coaching. Entendamos que tanto PNL (NLP) que en un principio no era considerada una técnica de coaching sino una ciencia, esta basada totalmente en aportaciones psicológicas, en el caso del coaching sistémico ocurre lo mismo, y en relación al coaching ontológico sus fundamentos son filosóficos. Cuando empezó a usarse el coaching su única aplicación era en sesiones individuales de vida (life coaching) y vino a sustituir a la terapia breve, la terapia racional emotiva y/o cognitiva conductual, posteriormente se vio que usarlo en el ámbito laboral resultaba muy exitoso. 
 
En mi labor de investigación me he encontrado a escuelas o profesionales del coaching que han desarrollado habilidades y competencias que vienen desde el mundo de la consultoría, orientado 100 % a logro de metas, objetivos y resultados. En los últimos años el furor de las asociaciones internacionales ICF y WABC a creado bastante confusión ya que estas organizaciones se han auto nombrado los avales de las escuelas o metodologías de coaching (algo peligroso) ya que no son creadoras de nada y si son jueces de todo. Me sumo al esfuerzo de estandarizar los procesos (que tengan pies y cabeza) pero cuando empiezan a interferir y a juzgar que “si es” y que “no es” coaching sin conocimiento o fundamentos históricos nos encontramos con estos pseudo puristas que nos dicen que en los procesos de coaching ejecutivo no tiene porque trabajarse el “ser” porque solo están orientados al “hacer” cosa que desde mi experiencia esta totalmente equivocado. Hemos podido darle coaching transformacional (life/executive) a más de 4,000 directivos en diferentes países y organizaciones con extraordinarios resultados.
 
El coaching es un proceso que sin duda, proviene en gran medida de la psicología, la terapias, la consultoría, el mentoring, la capacitación, la filosofía, la corporalidad, el awareness, el mindfullness y que al integrar de todas ellas un poco, se ha convertido en un proceso de conversaciones reflexivas que no operan desde los juicios y que acompaña al otro a que se vea en sus máximas posibilidades personal y profesionalmente, logrando así un equilibrio en su vida.
Cuando creemos que el coaching ejecutivo no trabaja el “ser” solo está orientado al “hacer”, nos convertimos en tutores y mentores que mediante preguntas llevamos a cliente a cumplir sus metas, resultados y objetivos, sin siquiera preguntarles si están satisfechos con lo que hacen, si les gusta o si han encontrado ese “quehacer” que llena su “Ser”.
Desde mi experiencia personal como coach, después de haber tenido la maravillosa oportunidad de haber dado más de 9,000 sesiones, tengo claro que invariablemente durante los procesos surgen las problemáticas personales y profesionales y es nuestro compromiso y responsabilidad facilitar los procesos reflexivos para que nuestros clientes y patrocinadores generen los resultados deseados en equipos de trabajo de alto desempeño y con un clima laboral de armonía y paz.