El manejo emocional de los líderes (manual de operación)

Constantemente se realizan cálculos, pronósticos y predicciones sobre el rumbo que tomará la humanidad en relación a la generación de conocimiento, descubrimientos, desarrollo y aplicaciones de la tecnología. El Dr. Max Tegmark, catedrático del MIT y director del Future of life Institute en Cambridge, en su libro “VIDA 3.0” (Taurus 2018) nos comparte algunos de los asuntos a los que la humanidad requiere poner atención inmediata. Los cálculos más recientes (MIT-2018) sobre el volumen de investigaciones, conocimiento y avances tecnológicos indican que cada 10 años, se duplicará dicho volumen. Expresado en otros términos, para los chicos recién graduados de muchas de las formaciones profesionales universitarias, en menos de 5 años, gran parte de lo aprendido será obsoleto. Plantearle a las instituciones académicas que los títulos profesionales tengan caducidad y que se revaliden cada 5 ó 10 años suena escandaloso.

En palabras del Dr. Tegmark “Es muy importante que no dejemos las discusiones sobre el futuro de la IA a un grupo de frikis de la tecnología como yo sino que incluyamos a psicólogos, sociólogos o economistas para que participen en la conversación. Porque si el objetivo es la felicidad humana, tenemos que estudiar qué significa ser feliz. Si no hacemos eso, las decisiones sobre el futuro de la humanidad las tomarán unos cuantos frikis de la tecnología, algunas compañías tecnológicas o algunos Gobiernos, que no van a ser necesariamente los mejor cualificados para tomar estas decisiones para toda la humanidad.”

 En relación a los avances en las neurociencias en los ultimos 5 años, se han logrado desarticular decenas de paradigmas, teorias e hipotesis, que en su momento con suficiente fundamento fueron consideradas correctas. Lo he expresado en algunos de mis libros y publicaciones, un alto grado de especialización, nos lleva a desarrollar ceguera de taller y perder de vista la “integralidad”. La inter relación que tienen temas tan diversos como salud, educación, economía, filosofía, sociología, psicología por mencionar algunos. La convergencia de todo este conocimiento e información guardada en nuestro cerebro, no nos capacita “per se” a que hagamos un buen uso, tomemos decisiones correctas y no estemos a merced de nuestras emociones. Situación que muchas veces nos impide comprender que aun cuando se tenga el conocimiento y la experiencia, eso no significa que nuestra dinamica decisional sea la correcta.

Con el animo de no extenderme en este apasionante tema, pretendo compartirte esta información utilizando la mayor capacidad de sintesis que me sea posible. En una publicación anterior “El codigo postal de la Consciencia” (http://santiagobeorlegui.com/blog/2019/10/31/el-codigo-postal-de-la-consciencia/), presenté los resultados de un gran numero de investigaciones que demuestran cuales son las zonas de cerebro (42 regiones cerebrales y 6 redes neuronales) que constituyen a la “consciencia”.  Durante decadas se sostuvo que las emociones eran universales, de hecho muchos cientificos han invertido casi medio siglo buscando evidencia para sostener dichas teorias.  En conclusiones recientes, la neurologa Helen S. Mayberg (investigadora y catedratica del Mount Sinai Medical School), creadora de una terapia de estimulación profunda del cerebro para personas que padecen depresiones profundas y que han demostrado ser resistentes a otros tratamientos. Indica que sentimos lo que el cerebro cree. Somos los artifices de nuestras experiencias, creemos lo que sentimos. Como lo sostienen los Dres. Lisa Feldman Barret y Antonio Damasio: “No podemos actuar racionalmente si el cerebro funciona con predicciones basadas en las interocepciones y las experiencias previas registradas en nuestro nicho afectivo”.

¿qué significa lo anterior? Pues que es necesario que aprendamos como funciona nuestro cerebro para entender como opera. Llegamos a este mundo, crecimos, nos desarrollamos, reproducimos y morimos sin que hayamos leído el manual o instructivo de funcionamiento. Tripular y operar esta maquina compleja, ha sido un logro de más de 162,000 años, alrededor de 107,000 millones de personas han habitado este planeta, según cálculos del Dr. Peter Grunwald, experto en estadística del Centro de Matemáticas e Informática de Holanda. Es por ello que cada día se vuelve más necesario entender cual es el funcionamiento de nuestro cerebro. No estoy diciendo que todos nos volvamos expertos en “neurociencias”, de lo que hablo es que mientras no estemos conscientes de cómo trabaja (funciona, opera) nuestro cerebro. Seguimos sin estar capacitados para saber como fluir y soltar en el devenir emocional.

Declara la Dra. Feldman: “No podemos superar las emociones por medio del pensamiento racional porque el estado de nuestro presupuesto corporal es la base de todos los pensamientos, percepciones e interpretaciones que tenemos, y, en consecuencia, nuestras experiencias previas y nuestro estado actual modifican nuestro comportamientos y decisiones en todo momento”.

 En mi próximo libro “Wellness Leadership program” sostengo que la bioquímica cerebral resultado de nuestro estado corporal (salud, nutrición, estado físico y psicológico) afectan y modifican de manera inconsciente nuestro manejo emocional y dinámica decisional. Así como lo anterior, los registros grabados en nuestra memoria, nos predisponen a hacerle caso a nuestras sensaciones corporales para tomar decisiones, sin que medie un acto de “awareness” profundo y, seamos capaces de aceptar que hay ciertos momentos en los que es preferible, parar, fluir y soltar para no tomar decisiones equivocadas o dañar nuestras relaciones.

No solo es necesario que aprendamos como funciona nuestro cerebro, todas las variables que pueden afectar la toma de decisiones y el manejo de emociones. También se vuelve relevante desarrollar todo un paquete de habilidades que requerimos identificar, aprender e incorporar para un desempeño exitoso en nuestra vida personal y profesional. Motivo por el cual nos hemos dado a la tarea de diseñar y desarrollar programas académicos que le enseñen a las personas aprender a ser Líderes.

Informes: www.ser-lider.com/lp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *