El código postal de la consciencia

Finalmente la consciencia (mente, alma, espíritu) ya tiene un domicilio identificado.

Durante muchos años científicos como el Dr. Paul Ekman, pionero en la investigación de micro gestos y reacciones faciales y corporales que acompañan a las emociones, había hecho aportaciones extraordinarias sobre el funcionamiento de nuestro cerebro.  Así como el Dr. Richard Davidson, neuro científico qué demostró que las emociones duran 500 milisegundos y con lo que nos quedamos posteriormente son pensamientos y sentimientos (sensaciones en el cuerpo). Incluyendo también las enormes aportaciones del Dr. Antonio Damasio qué confirman lo alguna vez dicho por el Dr. Humberto Maturana, “Los seres humanos creemos qué somos seres racionales que en ciertos momentos sentimos emociones, cuando en realidad somos seres emocionales que ocasionalmente razonamos” (con la clásica ironía que lo caracteriza). Sin embargo aun faltaba por identificar la ubicación de nuestra consciencia.

Pues por fin, en los albores de la tercer década del siglo XXI, continuando con el estudio del cerebro y sus intrincados misterios. Ya lo había propuesto la Dra. Lisa Feldman, directora del centro de investigación interdisciplinario de las ciencias afectivas de la Universidad del noroeste en Boston, Massachusetts. “La actividad intrínseca del cerebro es el origen de los sueños, la imaginación, el vagar de la mente y la ensoñación a lo que se le llama simulación. Esta actividad del cerebro consiste en una cantidad infinita de predicciones incesantes. Produce miles de millones de bucles de predicción que generan actividad cerebral intrínseca”. Dicho de otra forma, nuestro cerebro no opera desde un modelo conductista (estimulo/respuesta). Aun sin existir estímulos internos/externos, en vigilia o dormidos, muchas zonas del cerebro permanecen con actividad permanente. Sostiene que las emociones se construyen desde la experiencia y el aprendizaje, motivo por el cual se vuelven universales una vez que fueron aprendidas. Aportación que desarticula decenas de paradigmas sobre el tema.

En febrero del 2019, un grupo de científicos encabezados por los Dres. Steven Laureys y Athena Demertzi de la Universidad de Lieja, en Bélgica así como investigadores de Paris, Barcelona, Nueva York, Buenos Aires, Ontario y Birmingham, publicaron los resultados de su investigación. Existe un patrón cerebral que origina la consciencia, 42 regiones cerebrales y 6 redes neuronales vinculadas a la cognición nos permiten percibir e interpretar lo que ocurre y desde donde construimos nuestra realidad. Científicamente probado en donde habita nuestra consciencia.

Según un articulo publicado por la revista científica electrónica “Tendencias científicas”. La consciencia es la capacidad del ser humano para percibir la realidad y reconocerse en ella, así como de reconocer a otras personas. Esta capacidad se pierde total o parcialmente durante largo tiempo en pacientes afectados por una lesión cerebral. Sin embargo, hasta ahora no existían marcadores fiables que pudieran determinar la presencia o ausencia de consciencia. La nueva investigación ha establecido que existen distintos patrones de actividad cerebral que señalan la diferencia entre una persona consciente y otra en estado de inconsciencia.

Han podido apreciar que durante el estado de consciencia, determinadas regiones del cerebro se comunican de forma fluida, mostrando conexiones sinápticas (entre neuronas) que facilitan el intercambio eficiente de información, que es la base de la consciencia. Sin embargo, cuando las personas están inconscientes, esas regiones cerebrales no se conectan y desvelan que la persona afectada carece de consciencia. Ya se sabía que algunas zonas cerebrales complejas, como la corteza prefrontal o la precuña o precúneo, una parte del lóbulo parietal superior, son responsables de una amplia gama de funciones cognitivas superiores. Sin embargo, esas zonas del cerebro desempeñan múltiples funciones, desconociéndose hasta ahora cómo se representa la consciencia en el cerebro a nivel de redes neuronales específicas. La nueva investigación lo ha descubierto valiéndose de la imagen por resonancia magnética funcional (IRMf), un procedimiento que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales activas al ejecutar una tarea determinada.

 La Dra. Athéna Demertzi, una de las principales investigadoras comentó: «Descubrimos un patrón cerebral complejo en el que la conectividad funcional era significativamente diferente de la conectividad estructural. Esta tendencia fue más frecuente en sujetos conscientes y casi inexistente en pacientes inconscientes”.

Para los investigadores, eso significa que los métodos empleados son eficientes, ya que sus resultados se obtienen independientemente de la lesión cerebral o de la actividad externa que pueda manifestar un paciente. El diagnóstico puede establecerse a partir de la dinámica cerebral, indicador riguroso del estado de la consciencia humana en un paciente clínico con lesión cerebral: un biomarcador objetivo puede desempeñar un papel importante en las decisiones médicas. Los investigadores plantean que en el futuro tal vez sea posible incluso estimular la actividad de estas regiones cerebrales y restaurar algún grado de consciencia en pacientes que la hayan perdido, a través de técnicas de estimulación cerebral no invasivas, como la estimulación eléctrica transcraneal. La investigación aporta también información importante de cómo se genera la consciencia en el cerebro.

Esta inquietud manifiesta de ¿en donde reside nuestra voz interior? Ya fue develada. 42 regiones cerebrales y 6 redes neuronales le dan forma a nuestra consciencia. Las investigaciones continúan y se espera en un futuro próximo, poder modificar ciertos estados alterados de consciencia. Para los neuro científicos, psicólogos y coaches estos descubrimientos nos permitirán seguir acompañando a las personas para que desarrollen “awareness”, practiquen “mindfullness” y elevar sus niveles de consciencia, en un mundo donde un altísimo porcentaje de la población vive como “zombies”, desconectados y en el automático.

Para mayor información: https://advances.sciencemag.org/content/5/2/eaat7603

Equipo de investigación:

  1. Demertzi
  2. Tagliazucchi
  3. Dehaene
  4. Deco
  5. Barttfeld
  6. Raimondo
  7. Martial
  8. Fernández-Espejo
  9. Rohaut
  10. U. Voss
  11.  D. Schiff
  12.  M. Owen
  13.  Laureys
  14.  Nachhake
  15.  D. Sitt

Instituciones:

1GIGA-Consciousness, GIGA Institute B34, University of Liège, Avenue de l’Hôpital, 11, 4000 Sart Tilman, Belgium.

2INSERM, U 1127, F-75013 Paris, France.

3Institut du Cerveau et de la Moelle Epinière, Hôpital Pitié-Salpêtrière, 47 bd de l’Hôpital, 75013 Paris, France.

4Instituto de Física de Buenos Aires and Physics Deparment (University of Buenos Aires), Buenos Aires, Argentina.

5Cognitive Neuroimaging Unit, CEA, INSERM, Université Paris-Sud, Université Paris-Saclay, F-91191 Gif/Yvette, France.

6Collège de France, 11, Place Marcelin Berthelot, 75005 Paris, France.

7Center for Brain and Cognition, Computational Neuroscience Group, Department of Information and Communication Technologies, Universitat Pompeu Fabra, Calle Ramon Trias Fargas 25-27, Barcelona 08005, Spain.

8Institucio Catalana de la Recerca I Estudis Avancats (ICREA), University of Pompeu Fabra, Passeig Lluis Companys 23, Barcelona 08010, Spain.

9Laboratory of Integrative Neuroscience, Physics Department, FCEyN UBA and IFIBA, CONICET, Pabellón 1, Ciudad Universitaria, 1428 Buenos Aires, Argentina.

10Department of Computer Science, Faculty of Exact and Natural Sciences, Intendente Güiraldes 2160–Ciudad Universitaria–C1428EGA, University of Buenos Aires, Argentina.

11Sorbonne Universités, UPMC Université Paris 06, Faculté de Médecine Pitié-Salpêtrière, 91-105 bd de l’Hôpital, 75013 Paris, France.

12CONICET–Universidad de Buenos Aires, Instituto de Investigación en Ciencias de la Computación, Godoy Cruz 2290, C1425FQB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

13Centre for Human Brain Health, University of Birmingham, B15 2TT Birmingham, UK.

14School of Psychology, University of Birmingham, B15 2TT, Birmingham, UK.

15The Brain and Mind Institute, Western Interdisciplinary Research Building, N6A 5B7 University of Western Ontario, London, Ontario, Canada.

16Department of Neurology, Columbia University, 710 West 168th Street, New York, NY 10032-3784, USA.

17Radiology Department, Citigroup Biomedical Imaging Center, Weill Cornell Medical College, 516 E. 72nd Street, New York, NY 10021, USA.

18Feil Family Brain and Mind Research Institute, Weill Cornell Medical College, 1300 York Avenue, New York, NY 10065, USA.

 

 

 

Una respuesta a “El código postal de la consciencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *