Seniority

Son muchas las acepciones de la palabra al traducirla al castellano. Hasta el momento no me he encontrado con un termino que incluya todo su amplio significado. Pues; espero estés de acuerdo conmigo, no solo se trata de experiencia, jerarquía, edad, señorío, ecuanimidad, liderazgo, veteranía, antigüedad, posición superior, adultez. En su sentido más amplio significa haber capitalizado el aprendizaje después de mil situaciones, eventos y experiencias. Seguramente algunas las perdiste, algunas las ganaste, otras quedaste apenas, algunas fueron fáciles, en otras te desgastaste inútilmente, otras fueron súper complicadas, unas estuviste solo, otras acompañado. En unas perdiste los estribos, en otras todo fluyó, en algunas el caos imperó, otras fueron planeadas, ejecutadas y evaluadas. Conforme pasaron los eventos, las experiencias y los años, fuiste capaz de reflexionar, de desmenuzar, de valorar y entender ¿qué? actitudes, comportamientos, estilos de comunicación, sí o no funcionaron. ¿cuáles? creencias y paradigmas individuales y colectivos ayudaron o se convirtieron en obstáculos. De nada sirven los triunfos o tropiezos sino somos capaces de capitalizar las experiencias y convertirlas en aprendizaje.

En muchas ocasiones los dueños o directivos de las empresas con las que trabajo me piden como si fuera posible en un proceso alquímico o por ósmosis, inseminar, vacunar, hipnotizar, implantar “seniority” en sus colaboradores. Lamentablemente eso no es posible. Haciendo la analogía con alguno de los pasajes del “Sun Tzu” (El arte de la guerra), pudiera hacer el símil de que “seniority” la logra aquel que alguna vez fue un guerrero del menor rango y con el paso de los años, general condecorado, ese que ha sobrevivido mil enfrentamientos, a pesar de las heridas y cicatrices que ello implica a logrado ganar la guerra, aunque haya perdido algunas batallas. Ahora con toda su experiencia, es capaz con mesura y tranquilidad de escuchar, analizar, reflexionar, diseñar estrategias, ejecutar y evaluar estando en paz, aunque el contexto sea adverso.

Y es precisamente en estos momentos y dadas las circunstancias mundiales, en donde surgen movimientos, ideas, en absoluta contraposición como la visión de una globalización en todos los ámbitos vs. los exabruptos de algunos líderes mesiánicos que enarbolando el nacionalismo y patriotismo hablan y convencen a sus seguidores en términos de defender lo local, cerrar las fronteras y elevar los aranceles como medidas proteccionistas. Dadas las condiciones, se ha vuelto necesario  sobre todo en la iniciativa privada, tomar las decisiones correctas para definir las metas y objetivos, definiendo estrategias con la modalidad de cambios de timón, que en otros momentos hubieran sido considerados como dubitativos y muestra de inseguridad.

El “seniority” se pone a prueba todos los días, ante proyectos cancelados o postergados. Ante la falta de compromiso de propios y ajenos. En la búsqueda permanente de nuevos mercados, productos y servicios. Enfrentando la adversidad con serenidad y moviéndose a la velocidad que las circunstancias cambiantes nos requieren. Para quienes formamos parte del colectivo cincuentenario y más, nos es novedad vivir en un espacio permanente denominado “crisis” con mayores o menores embistes, urgencias y tropiezos. Sin embargo no hay que perder de vista que habitar en este espacio a veces nos hace creer que así es y así será, por lo que el bálsamo que nos apacigua es dejar de sobrevivir para vivir con el “Carpe Diem” en mente, paso a paso, día a día.

Es por lo anterior, que se requiere avanzar con determinación en la senda del “seniority” de cada individuo que forme parte de nuestro equipo. Capitalizando mi experiencia laboral de un poco más de 36 años, habiendo recorrido las diferentes posiciones en el organigrama, desde empleado, comerciante, directivo, empresario, ahora también, investigador y académico. Qué me permito compartirte los dos dominios que considero fundamentales para iniciar por este camino e ir capitalizando las experiencias. El primero sin duda es la “resiliencia”,  ser capaz de sobreponerse ante las eventualidades lo más rápido posible, capitalizar el aprendizaje y continuar con toda la voluntad y el propósito claros. Y el segundo la “asertividad”, no ser pasivos o agresivos, ser capaces de ponernos límites y también a los demás, sin dejar de ser empáticos, amables, corteses, siendo puntuales y claros.

Estos dos dominios que cualquiera pudiera considerar que son evidentes en el ámbito gerencial y directivo, son los que marcaran no solo quien es un líder en potencia, también serán el rasero de quienes por su edad e inexperiencia preferirán renunciar o justificar sus descalabros debido a sus arranques emocionales y bajos niveles de tolerancia a la frustración. En estos momentos y dadas las condiciones económicas que imperan, adicionando los altos niveles de incertidumbre, sazonados por la inseguridad y las decisiones de los gobernantes ignorantes, inexpertos y sintiéndose poseedores de la verdad. Que nos ponemos a prueba de manera cotidiana, quizá hoy más que nunca, los obstáculos se han multiplicado, la falta de claridad, los recortes presupuestales, las exigencias de bajar los costos y aumentar a toda costa las utilidades, son asuntos menores cuando vemos economías completas paralizadas, fuga de capitales, poca inversión, competencia desleal, asignaciones directas, nepotismo y corrupción en su máximo esplendor.

Hoy es cuando el “seniority”, la “resiliencia” y la “asertividad” juegan un papel protagónico y fundamental, para reinventarnos, re direccionar esfuerzos, dejar de habitar en un mundo de opciones y descubrir múltiples posibilidades. Te invito a que tengas muy presente los que considero los dos slogans del siglo XXI, sin que ello signifique que son mis patrocinadores: Keep walking (sigue caminando), no pares, no desfallezcas, no te paralices. Y Just do it (solo hazlo), sin dudas, miedos, excusas o pretextos. Bienvenido al mundo donde el “seniority” marcará el éxito o el fracaso de la generación “X”, los “millenials” y en futuro muy próximo de los “zentenialls”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *