¿Qué significa ser asertivo?

Aunque el termino “asertividad” sigue sin aparecer en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Muchas fuentes coinciden en que proviene de la psicología moderna. Entre otras, se define como una conducta que permite a una persona actuar con base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer los derechos personales sin negar los derechos de otros.

El termino tiene sus orígenes en la terapia conductista. Arnold Lazarus, Andrew Salter y Joseph Wolpe en sus aportaciones desde 1949 hasta 1973 la definen como: la capacidad de decir si ó no, la capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos, la capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones y la capacidad de pedir o hacer peticiones. En los últimos 25 años se ha utilizado el termino en relación a los estilos de comunicación, esto es; encontrar el justo medio entre una comunicación y actitud pasiva y su opuesto una comunicación y actitud agresiva. Se dice entonces que una comunicación asertiva es aquella en donde soy capaz de ponerle limite a los demás y soy capaz de ponerme limites a mi. En términos de lo propuesto por Aristóteles, es: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

Si buscamos en las raíces etimológicas, en la Roma clásica existió el verbo assertumcuyo significado secundario del italiano al castellano derivo en aserto, cuyo significado es: “afirmación de la certeza de algo”. Al sustantivo se le adiciono el sufijo ivo y que dio origen al adjetivo: “asertivo” y que significa: “que asegura ó que afirma”.

En los espacios psicológicos, terapéuticos y del coaching hablamos de la asertividad como la habilidad y/o competencia de ser capaces de ponernos limites a nosotros, ponerle limites a los demás, sin dejar de ser amables, empáticos, cordiales. Esto conlleva a poder determinar que no actuaremos de forma pasiva, para que nos pasen por encima, o bien; actuaremos de forma agresiva, pasándole por encima a los demás.

En términos conversacionales ser capaces de comunicarnos claramente, siendo explícitos, concisos y puntuales, en relación a nuestra posición, de forma amable, cortes y empática. Dispuestos a negociar, acordar y a ceder sin conceder. Aprendiendo a realizar dos de las declaraciones que se han convertido históricamente en unas de las más disfuncionales: “Si” ó “No”. Tema del cual en futura publicación profundizaré.

Ser asertivo, muestra claramente un nivel de consciencia y madurez que hoy los lideres requieren como competencia básica en su desempeño. Forma parte del paquete de habilidades y competencias que lamentablemente no son enseñadas académicamente y que son necesarias en los ámbitos personal y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *