¿cual es el origen del estrés?

Se han escrito cientos de libros y miles de publicaciones relacionadas con el tema. Desafortunadamente hasta ahora, habían sido muy pocos los científicos e investigadores que de manera simple pero muy explicita nos podían demostrar cual es el origen del estrés.  A partir del trabajo de investigación que realizó el Dr. Daniel Goleman  cuando publicó en 1992 su mundialmente conocido libro “Inteligencia emocional”, la cantidad de información y conocimiento generada al respecto es inmensa. Ha sido tarea no solo de los científicos, sino también las aportaciones resultado de la practica cotidiana de psiquiatras, psicólogos, terapeutas y en los últimos años coaches. Que se ha podido concluir que el estrés es el resultado de nuestros pensamientos y emociones recurrentes.

¿que significa lo anterior? pues bien; si buscamos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la definición de la palabra obsesión, encontramos lo siguiente: Perturbación anímica producida por una idea fija. Idea fija o recurrente que condiciona un determinada actitud. En resumen, pensamientos y emociones fijos o recurrentes que determinan una actitud o comportamiento.

Entonces más del 90 % del estrés es resultado de la obsesión. Afirmación que suena muy pretensiosa y que habra de fundamentarse. Las emociones y pensamientos se originan por dos vías, estimuló externo o reflexión interna. Como ya habíamos comentado en una entrada anterior,  si la emoción dura solo 500 milisegundos, entonces con lo que nos quedamos es con la dupla de pensamientos y sentimientos.

Analicemos de manera descriptiva y secuencial, sin buscar invadir terrenos de especialistas que no me corresponden, como se activa este proceso:

1.- Estimulo externo o pensamiento interno.

2.- Nos quedamos enganchados con el  o los temas y resultado de lo anterior se generan pensamientos o sentimientos recurrentes. (Darle vueltas y vueltas a uno o varios asuntos). Como diría la  gente de campo,  “actuando como vacas, rumiando y rumiando el bolo”.

2.- Se generan pensamientos y sensaciones de inseguridad, incertidumbre, suposiciones, preocupación (pre = antes de, ocuparse).

3.- Esos pensamientos y sentimientos se convierten en angustia y ansiedad.

4.- Se lleva al cuerpo la angustia y ansiedad. Es decir; los pensamientos y sentimientos resultado de la angustia y la ansiedad llevados al cuerpo, somatizándolos,  son el estrés.

¿Como se manifiesta el estrés? Es decir; como lo llevamos al cuerpo (somatizarlo). Es una muy larga lista, pero destacaremos las principales:

Insomnio, dolores de cabeza, neuralgia, mareos, perdida de la atención, aumento ritmo cardiaco, confusión, gripes recurrentes, alergias, ataques de pánico, sudoración, contracturas musculares, impaciencia, ataques de ira, gastritis, colitis, fatiga, etcetera.

El cuerpo siempre avisa, es nuestro tablero de control. Pero parece que poco caso le hacemos. Y cuando sentimos alguna molestia, acudimos de inmediato a los medicamentos y los usamos como paliativo. Nos quitamos la molestia o el dolor físico. Pero, nada estamos haciendo para buscar cual es el origen y evitar que vuelva a ocurrir. Como lo he compartido en más de una ocasión trabajando con académicos e investigadores. “El cuerpo no solo sirve para cargar la cabeza”. Y poca o nula atención le ponemos al cuerpo que siempre nos esta avisando en que condiciones estamos.

Si queremos resolver nuestro problema de estrés, el 50 % de la solución es que identifiquemos y hagamos consciente cuales son nuestros pensamientos y sentimientos recurrentes, identificar cual es el tema ó los temas con los que estamos atorados.

Una vez conscientes del tema o temas con los que estamos enganchados, requerimos diseñar una estrategia para hacernos cargo, uno a uno. El quedarnos paralizados o sentirnos rebasados no nos sirve. Como dice la filosofía Zen, “sin prisa, pero sin pausa”. Y actuando como dirían mis amigos colombianos: “Diciendo y haciendo, mijito”.

Constantemente se lo comparto a los directivos y ejecutivos con los que trabajo. “Yo me comprometo a que se reduzca al mínimo, o bien desaparezca el estrés de tu vida. Si tu te comprometes a identificar tus pensamientos y sentimientos recurrentes, el tema que los origina y te hagas cargo”.

Una respuesta a “¿cual es el origen del estrés?”

  1. Muy buen articulo Santiago, la labor del coach permea ese “hacerse cargo”, apoyando a que el coachee pueda reconocer cuales son esos pensamientos y sentimientos recurrentes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *